Mejores calaveras literarias

“Alma en pena”
Ya se va de fiesta Marcela Vargas
Se va catando las rancheras
Con sus ojos negros como la noche
Allá va caminando, no hay nadie que la detenga
Todo siente sus pasos pero nadie la ve
Allá va Marcela Vargas, a paso lento pero firme
Su viaje es de ida y no hay boleto de vuelta
Todos sienten sus pasos pero nadie la ve
Pues Marcela Vargas ha Muerto y su alma vengando va.

La muerte sentada estaba con un ojo cerrado
Pues sueño tenia pero de hambre no dormía
Solo esperaba un tamalito del señor del carrito
En esta vida o en la otra del hambre nadie se salva.

“Bailando con la Huesuda”

Recogiendo sus zapatillas andaba,
la muerta apresuraba estaba
Pues en clases de salsa andaba con la profesora Esmeralda
La muerte le decía a la mis:
“Le perdono la vida si un día soy un bailarina”
De María Eugenia