3 calaveras literarias

Con todo respeto, su chisme no tenía fronteras
Pues que suerte de la suegra que la calaca su paciencia agotaba
Era su consentida de la familia
Pero sus días estaban contados, la calaca la tenía en la mira.
La muerte sin decir nada de un susto se la llevo
Allá en el otro mundo sus chismen contó.


En la calle lo veía , a la escuela lo seguía,
Siempre sus huesitos lo seguían
Búscate tu propio novio a la calaca le decían
No te lleves a mi novio, no seas atrevida


Ya se acercaban las elecciones y todos andaban de coscolinos
pues un voto vale oro.
la calavera solo observa para llevarse al más latoso
y no le hace feliz la idea pues en su casa no quiere ningún político
¡hay calaverita!, esta vez si te compadezco.

El frio esta a todo lo que da
flaquita lo siento por ti que hasta los huesitos se te van a enfriar
un atolito de doña Gloria bien te podría mandar.
solo dime que me regalas un par de años para vivir mas